CHIA: Una semilla maravillosa

publicado en: Super Alimentos | 0

¿Qué es el Chia?

Es una semilla que proviene de una planta Herbácea, es nativa de México y Guatemala y era un cultivo muy importante para los aztecas y mayas.

Era recolectada inicialmente de plantas silvestres y luego de la conquista española se domestico la planta, realizando su cultivo. La cual se empleaba como alimento, ofrenda a los dioses y como oleaginosa para producir aceites como base para pinturas corporales y decorativas, sus brotes eran ofrecidos a la diosa del maíz para obtener una buena cosecha de esta misma.

Propiedades Nutricionales.

La importancia de esta semilla radica en que es buena excelente fuente de Omega-3, una de las más altas en el reino vegetal, que es muy beneficioso para el sistema nervioso central, las células y un gran número de órganos vitales. Es esta razón por la que es una buena alternativa de aceite para usar en las papillas de bebes, en reemplazo al aceite de canola.

Contiene una gran cantidad de fibra, dada principalmente por el gel mucilago formado al estar en contacto con líquidos, la cual es muy beneficiosa para evitar el estreñimiento y retrasar el vaciado gástrico, lo que ayuda a reducir los niveles de colesterol y azúcares en sangre, aportando en una mayor sensación de saciedad, aportando en la baja de baja y en el control de la diabetes.

Las semillas de chía aportan potasio, que ayuda a la función de los nervios y la contracción cerebral, Calcio, maniendo nuestro huesos y dientes saludables, hierro, siendo efectiva en el tratamiento de anemia ferropriva y magnesio, fortaleciendo el sistema nervioso central y corazón y ayudando a disminuir el estrés.

¿Cómo consumirlo?

Se recomienda consumir 30 gramos diarios, aproximadamente dos cucharadas soperas, previamente remojados en agua, leche, jugos o yogurt durante 15 minutos, para formar el gel que producen y obtener mejor sus beneficios.

¿Cómo prepararlo?

Por su versatilidad es posible utilizarlo en muchas preparaciones, para entregar un sabor crujiente a ensaladas o panes, y también mezclándolo con batidos, frutas, otras semillas o incluso como ingrediente en galletas.

Al moler la semilla se puede mezclar con otros tipos de harinas y utilizarla en reemplazo de huevos, siendo una excelente alternativa en caso de preparaciones veganas.